Quién soy

PRESENTACIÓN

Personalmente, siempre me gusta conocer la gente con la que trabajo, aunque estemos a miles de kilómetros de distancia y a veces solo nos comuniquemos por correo electrónico o por teléfono.

Por eso me gustaría empezar con una breve presentación: me llamo Ester Vidal y soy traductora. He aquí un resumen de mi experiencia profesional y personal.

 


Desde pequeña me aficioné a la lectura. Recuerdo que, antes de que fuera posible comprar cualquier cosa con un solo clic, perseguía al propietario de la librería del pueblo para conseguir el último libro de mi colección preferida.
Además, muchas noches me quedaba leyendo casi a oscuras en la habitación, hasta que mis padres se daban cuenta y me mandaban a dormir.

 

La pasión por la literatura y mi curiosidad innata por otras culturas e idiomas fueron clave a la hora de elegir una carrera: tenía muy claro qué quería hacer "de mayor" y estudié Traducción e Interpretación de inglés e italiano en la Universitat Autònoma de Barcelona.

Hice el segundo curso de la carrera en una de las facultades de traducción más prestigiosas de Italia, la Scuola Superiore di Lingue Moderne per Interpreti e Traduttori de Forlì.

 

Después de los estudios, quería aprender alemán y conocer mundo. Me fui a vivir a Salzburgo (Austria), donde durante 4 años compaginé la enseñanza de idiomas y la traducción con trabajos relacionados con el turismo.

Cuando acabé mi etapa viajera, y sin dejar completamente de lado la traducción, trabajé como comercial de exportación en el sector pesquero. Esto me permitió adquirir nuevos conocimientos y a la vez seguir mejorando mis idiomas de trabajo.

Desde 2017 me dedico exclusivamente a la traducción.

 

CÓMO TRABAJO

La formación de un traductor nunca se acaba, aprendes cosas nuevas con cada proyecto y debes estar al día de las nuevas tecnologías y terminología. En los últimos años he hecho cursos de traducción de páginas web, marketing, posicionamiento web, traducción humanitaria y traducción para la industria pesquera.



No soy una agencia, soy una traductora autónoma.

Es decir, me encargo personalmente de las traducciones y correcciones de mis especialidades y combinaciones lingüísticas.



Tu proyecto nunca pasará por distintas manos, te comunicarás directamente conmigo y yo me ocuparé de la traducción.  Eso garantiza que no se pierda información y que se cumplan tus instrucciones y preferencias. 
Además, te ahorras el dinero de los intermediarios.